Problemas visuales en niños

Problemas visuales en niños

 

En muchas ocasiones, los problemas visuales en niños pasan desapercibidos, ya que no siempre se dan cuenta que tienen un problema. En el inicio de una nueva etapa escolar hay que estar atentos a cualquier señal para ayudarlos a no bajar su rendimiento y prevenir anomalías futuras.

Durante el año escolar salen a la vista problemas que no se habían detectado durante la época de vacaciones. Juan Enrique Becker, oftalmólogo de Clínica Avansalud explica que es fundamental realizar una pequeña evaluación a los niños, ya que la detección precoz y un tratamiento temprano son muy importantes para pronósticos futuros.

“Habitualmente el primer control oftalmológico se realiza a los 4 años, lo que coincide con la entrada al colegio de la mayoría de los niños, sin embargo, es recomendable que frente a cualquier hecho que llame la atención de los padres, acudir al especialista para evitar problemas mayores posteriormente” señala el especialista.

Durante la niñez, el problema más importante de detectar es la ambliopía, que es la pérdida de la capacidad para ver claramente a través de un ojo. Se puede producir por opacidad en alguna de las estructuras oculares, por un vicio de refracción importante y por lo general asimétrico como la hipermetropía, o por un mala alineación de los ojos como es el estrabismo. “Un pequeño con esta anomalía, tendrá una mala agudeza visual y una pérdida de la binocularidad. Un tratamiento adecuado antes de los 9 años, permitirá evitar que este problema sea definitivo en el tiempo” puntualiza el doctor Becker.

Otras enfermedades frecuentes en niños son los llamados vicios de refracción, entre los que destacan la miopía, hipermetropía y astigmatismo. Como los más pequeños no tienen experiencia visual previa, no se dan cuenta si están viendo mal, por eso, los padres son los que deben observar su comportamiento y llevarlos al menos una vez al año al oftalmólogo.


En qué debemos fijarnos

Desde los primeros meses, es posible detectar señales que pueden revelar ciertos problemas visuales. El doctor Becker enumera algunos datos a tener en cuenta:


· Cualquier movimiento de los ojos que parezca anormal.

· Desviaciones de los ojos (conocido como estrabismo).

· Párpado caído.

· Poner atención cómo siguen los ojos ciertos estímulos.

· Si se tropieza con frecuencia.

· Si se acerca mucho al televisor.

· Se queja de visión borrosa.

· Si entrecierra los ojos.

· Cualquier opacidad en los ojos.

· Torsión de la cabeza (tortícolis).

· Dolor de cabeza.


Exámenes para cada edad

Para cada edad existen métodos de medición de la agudeza de la visión, la que se determina mediante exámenes especiales en los niños, incluso en los recién nacidos. Para los más pequeños se pueden realizar exámenes sencillos que permiten determinar que los ojos están bien formados y que la visión se está desarrollando adecuadamente.

Aproximadamente desde los 4 años se puede realizar un examen similar al de un adulto. Si no conocen las letras o números, se utilizan figuras fácilmente reconocibles por los niños o la letra E de Snellen, que se mueve en distintas direcciones y el niño indica con sus manos en qué dirección están orientadas “las patitas de la E”.

La visión de colores y visión de profundidad o estereopsis y el alineamiento de los ojos, son funciones que también se evalúan y que son fundamentales para el desempeño escolar. Los exámenes oftalmológicos preventivos son una excelente manera de comenzar el año académico y detectar a tiempo algún defecto o enfermedad visual ocular a fin de prevenir complicaciones futuras.

 

 




        RESERVAR HORA
 
 

FacebookClínica Avansalud

YoutubeClínica Avansalud

Revista OnlineRevista Sentirse Bien

Revista Sentirse Bien