Problemas de lenguaje en niños

Problemas de lenguaje en niños

 

Los propios padres pueden pesquisar antes de la etapa pre escolar si sus hijos tienen algún problema de lenguaje. Fabiola Poblete, fonoaudióloga de Clínica Avansalud, explica las ventajas de poner atención y estimular a través del juego a los más pequeños de la casa.

“Hablarles más lento y pedirles que nos miren a los ojos”, es uno de los consejos fundamentales a la hora de estimular el lenguaje en los más pequeños, así lo señala la fonoaudióloga de Clínica Avansalud, quien explica que desde los dos años es posible pesquisar algún problema. “al año el menor aprende sus primeras palabras y al año ocho meses, es esperable el desarrollo de las primeras oraciones, considerando una variante de 6 meses de diferencia, según el desarrollo del individuo”.


Algunos de los problemas que los padres pueden observar en menores de 3 años y que pueden ser reflejo de un problema mayor son:
 
- Dificultad para entender lo que otras personas han dicho.
- Problemas para seguir instrucciones.
- Problemas para organizar sus pensamientos.
- Tener dificultad para juntar las palabras en oraciones o sus oraciones pueden ser simples.
- Tener dificultad para encontrar las palabras correctas al hablar.
- Presentar un vocabulario que está por debajo del nivel de otros niños de la misma edad.
- Tener dificultad para producir diversos sonidos del habla.

Ante estas señales, la recomendación es consultar al pediatra y asistir al fonoaudiólogo, quienes están capacitados para establecer o restablecer  las habilidades y funciones de la comunicación. “Nuestra labor es realizar prevención, evaluación, diagnóstico y tratamiento de problemas de lenguaje e integrar, en el caso que sea necesario, a  equipos multidisciplinarios del área salud y educación” señala Fabiola.

Terapia en familia

Los encargados de estimular al menor y de participar en su desarrollo son todos quienes lo rodean y sean significativos para él, por tal razón la terapia se realiza en conjunto con los padres.

La especialista señala que lo ideal es realizar el tratamiento a través del juego, ya que es parte fundamental en el desarrollo de los niños.  En esta etapa la participación de los padres es primordial ya que el niño necesita una estimulación total, continua y constante, y cada vez que se interactúe con el menor  se debe utilizar una verbalización apropiada, con poca información y ojalá relatar todas las acciones que se lleven a cabo. “El contexto para realizar esta estimulación debe ser significativo, aprovechar rutinas diarias y lugares donde se desenvuelva mejor el pequeño, utilizando juguetes que sean de su interés y agrado para que el aprendizaje sea más entretenido y próspero”.

La especialista destaca que también es importante acompañar la comunicación con gestos para apoyar la comprensión, así como lo es también el afecto “Es de vital importancia acompañar la estimulación con canciones, sonrisas,  palabras amables y de reconocimiento,  la única forma saludable de aprender es a través del cariño y el refuerzo positivo, no de la obligación. Felicitar o premiar es una buena opción cada vez que el menor consiga un logro para motivar aún más el aprendizaje”

Tips para estimular a los niños en el hogar

- Hablar más despacio. Pedirles que nos miren a los ojos
- Pronunciar correctamente sin exagerar ni gritar.
- Repetir si es necesario y/o intentar decir lo mismo de otra forma.
- Respetar el turno de palabra.
- Utilizar gestos naturales para facilitar la comprensión.
- Adecuar el tamaño y la dificultad de los mensajes al nivel del niño.
- Utilizar frases simples pero correctas.
- Evitar enunciados interrumpidos o desordenados.
- Favorecer la comprensión por parte del niño con preguntas alternativas.
- Atender y escuchar antes de hablar.
- Adoptar una actitud positiva frente al niño, alentándole y felicitándole ante sus progresos.
- Crear situaciones comunicativas donde el niño vea y oiga a la persona con la que habla, y donde se respeten ciertos espacios de tiempo en el que el niño se exprese libremente.
- Controlar todo tipo de actitud negativa y de ansiedad ante el lenguaje del niño. No usar estrategias tipo “hasta que no me lo digas no te lo doy”
- Eliminar correcciones del tipo “eso no es así”. En su lugar repetiremos la frase o palabra de forma correcta, acortando o ampliando la oración.
- Reforzar los avances.


        RESERVAR HORA

FacebookClínica Avansalud

YoutubeClínica Avansalud

Revista OnlineRevista Sentirse Bien

Revista Sentirse Bien