Cuidado con el exceso de cafeína

Cuidado con el exceso de cafeína

 

¿Quién no ha mezclado productos con cafeína para aumentar la energía o no quedarse dormido? Una práctica que se vuelve cada vez más común, principalmente  entre los jóvenes, quienes no toman el peso de las consecuencias  que puede acarrear una dosis desproporcionada de cafeína.

 

La cafeína está presente en productos altamente demandados a diario por la población, como el café y bebidas energéticas, con el objetivo de obtener energía extra para un largo día, permanecer despierto toda la noche o simplemente por gusto.

 

La cafeína es una sustancia que estimula el sistema nervioso central y que puede provocar daños si se ingiere en exceso. Bruno Dighero, cardiólogo de Clínica Avansalud, señala que se debe ser prudente con todas las bebidas estimulantes, en especial  aquellas personas que padecen alguna cardiopatía o enfermedades de base, ya que la mezcla de estimulantes como café y bebidas energéticas suman sus efectos, transformándose en una alta dosis para el organismo que puede provocar graves descompensaciones.

 

“En gente joven y sana se ha visto mucho abuso de cafeína, sobre todo de bebidas energéticas las que incluso traen recomendaciones de consumo al reverso, puesto que es peligrosa una ingesta desproporcionada. Se aconseja no más de una lata al día  y para personas con enfermedades cardiovasculares, se sugiere evitarlas, al igual que el café. Aunque las especificaciones son individuales para cada caso, en general el consumo en exceso, puede ser perjudicial para cualquier persona” afirma Dighero.

Un alta ingesta de cafeína, puede desencadenar principalmente una  arritmia,  que es la alteración en la sucesión de latidos cardíacos, que en ciertos casos puede ser suave o por el contrario, muy sintomática, haciendo que el paciente caiga rápidamente a la urgencia de un centro asistencial.

Cafeína y menores de edad.

El cardiólogo sostiene que en la edad pediátrica, que es hasta aproximadamente los 14 años de edad, no está recomendado el consumo de cafeína,  ya que el menor se puede acostumbrar a la utilización de este tipo de sustancia estimulante y él mismo, puede ir aumentando la dosis diariamente con productos que están al alcance de su mano, en el hogar o colegio.  Desde los 15 años en adelante,  se recomienda una ingesta limitada y con precaución.

El Dr. Dighero señala  que hay que estar atento a las señales que pueden dar indicios que el niño quizás está  ingiriendo altas dosis de cafeína. Entre estas:

  • Problemas para conciliar el sueño.
  • Problemas durante el sueño
  • Dolor el pecho
  • Episodios de falta de aire
  • Complicaciones en el desempeño deportivo

Frente a estos signos, se aconseja establecer una conversación con el menor y observar lo que le está sucediendo para establecer un diagnóstico adecuado.

Para finalizar, el experto en cardiología destaca que en un corto periodo de tiempo, una persona sana sin ninguna enfermedad desarrollada, puede hacer una arritmia cardiaca, provocada por consumos agudos de cafeína.

 

FacebookClínica Avansalud

YoutubeClínica Avansalud

Revista OnlineRevista Sentirse Bien

Revista Sentirse Bien