Sepa por qué no debemos abusar del consumo de bebidas gaseosas


  Antes, una familia entera consumía una botella de un litro de bebida, pero hoy existen envases de esa misma medida para consumo personal. Diabetes tipo 2, hipertensión arterial, problemas de triglicéridos e hígado graso son algunas de las desagradables consecuencias.

Están en cualquier comida y son parte de todos los acompañamientos, destronando muchas veces al agua. Se trata de las bebidas gaseosas, cuyo consumo muchas veces alcanza las dos o tres latas diarias.

La amplia variedad de bebidas disponibles a un bajo costo, han ayudado a aumentar su demanda. Según explica la Dra. Pamela Rojas, nutrióloga de Clínica Avansalud, "las personas prefieren cada vez más tomar líquidos endulzados, por lo que el agua no es tomada en cuenta como una opción, cuando lo recomendable es beber líquidos sin azúcar".

Precisamente es el azúcar el componente más perjudicial de las bebidas gaseosas, lo que sumado a la alta prevalencia de exceso de peso en nuestra población, contribuye a aportar calorías extras, aparte de los alimentos que consumimos. La Dra. Rojas postula también otras desventajas: "Las bebidas cola que contienen cafeína podrían aumentar el riesgo de desarrollar osteoporosis (una menor densidad mineral en los huesos, lo cual aumenta el riesgo de presentar fracturas) en algunas poblaciones con baja ingesta de calcio", dice.

Además, el sobreconsumo de cafeína también puede producir taquicardia y en algunos estudios se ha observado que las personas que tienen una ingesta elevada de bebidas gaseosas cuentan con mayor riesgo de presentar hígado graso. "Estos productos además son ácidos, lo que aumenta el riesgo de presentar alteraciones en el esmalte dental y hace más susceptible el desarrollo de las caries", comenta la experta de Avansalud. En casos muy puntuales, incluso se han evidenciado alteraciones hidroelectrolíticas graves, como baja de sodio y potasio en la sangre.

En los niños el consumo es especialmente preocupante, ya que tendrían más probabilidades de presentar exceso de peso y sus enfermedades asociadas. "Diabetes tipo 2, hipertensión arterial, problemas de triglicéridos e hígado graso son algunos ejemplos, lo que veríamos a edades cada vez más precoces", explica la profesional.

¿Y qué ocurre con las bebidas light? Si bien no tienen azúcar ni aportan calorías, sí poseen los otros potenciales efectos adversos de las gaseosas. "Las bebidas gaseosas pueden consumirse, pero siempre debemos establecer límites. Antiguamente la ingesta era mucho menor porque sólo aparecían en las celebraciones, antes una familia tomaba una botella de un litro de bebida y ahora hay bebidas de un litro para consumo individual, eso es algo que debemos vigilar", acota.

Por eso, la experta de Avansalud destaca el agua como principal fuente de hidratación. "Otros refrescos que se pueden beber, sobre todo en esta época fría, son aguas de hierbas tradicionales (manzanilla, boldo, etc.) y té, que además nos aporta antioxidantes".

También se recomiendan los jugos de frutas naturales, "pero con cierta medida, lo que dependerá del estado nutricional de la persona, ya que las frutas cuentan con hidratos de carbono y por ejemplo un litro de jugo natural de naranja puede tener 10 o más unidades, siendo que una persona promedio tiene suficiente con tres naranjas diarias", advierte.

Mapa

Av. Salvador 100, Providencia, Santiago - 2013

A pasos del Metro Salvador

Teléfonos y horarios - Mapa de acercamiento diseño de páginas web Diseño de páginas web y desarrollo web